Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información ×

VIGEA

Medicina Estética Avanzada y Antiaging

medicina_estetica_en_granada_y_almeria_Vigea.png



Perder el miedo a la medicina estética

Cuando se habla de la medicina estética muchos tienen en la cabeza imágenes vistas en TV y revistas de personas que se ha sometido a ellas con resultados no estéticos ( por no decir “horrendos”) , generando desconfianza en este tipo de tratamientos. Hay veces, que cuando un paciente se somete aun tratamiento de estética , su objetivo es acercarse a como se quiere ver; no coincidiendo los criterios de imagen ideal de ese paciente en cuestión con el de otras personas, o de la mayoría de las personas y también, con el del profesional que le atiende.

La medicina estética es acercase a esa imagen que modelas sobre ti mismo. Y esa imagen no es sólo un pómulo prominente, labios carnosos, eliminar surcos o arrugas, también es quitarse esas marcas de acné que arrastras desde hace años, esas manchas a las que aplicas todos los días maquillaje para que nadie las note, estrías en el abdomen tras un embarazo o una gran pérdida de peso, cicatrices de accidentes o intervenciones quirúrgicas, eliminación de vello en determinadas zonas… La medicina estética es algo mas que “estética”. Es medicina. Y como tal debe estar realizada por profesionales médicos formados en esta disciplina.

En el mundo del cine, hay ejemplos de un buen hacer de la medicina estética, como es el caso de Sharon Stone. En una entrevista reciente, la actriz aboga por la naturalidad como objetivo en este tipo de tratamientos e incide en la idea de que los casos extremos crean ese temor y desconfianza a la medicina estética. El aspecto a buscar debe ser natural y saludable. Para este objetivo, es necesario un buen entendimiento entre médico y paciente comenzando éste por una buena información y valoración por parte del profesional sanitario. El medico debe dar confianza y tranquilidad. La explicación de los tratamientos que se ofrecen en la consulta así como de los objetivos que se pretender conseguir, ayuda para que los resultados posteriores sean satisfactorios y se consiga ese aspecto que el paciente busca cuando se somete a un tratamiento de estética.

Los cuidados de toda la vida de limpieza e hidratación de la piel, recomendados también en pieles jóvenes, se complementan con tratamientos de estética tales como ácido hialurónico no reticulado, peeling químicos, needling o mesoterapia, los cuales van a recalcar la naturalidad del rostro en tanto que van a ayudar a un uso menor de maquillaje para la corrección de imperfecciones, por ejemplo..

Cuando el objetivo sea tratar la flaccidez y arrugas marcadas, se disponen de otros tratamientos los cuales se realizan sin necesidad de intervención en quirófano dejando un rostro armonioso y natural. Entre esos tratamientos, entre otros, encontramos el ácido hialurónico reticulado, hidroxiapatita cálcica y los hilos PDO, un tratamiento novedoso muy efectivo y con resultados duraderos. La toxina botulínica (botox) es una técnica que genera recelo por el mal uso y abuso realizado con ella, pero que bien aplicada con criterio en las zonas indicadas y respetando los tiempos, es uno de los tratamientos más espectaculares que dejan un aspecto relajado y muy natural. Otros tratamientos complementarios a los citados son la radiofrecuencia, IPL, HIFU entre otros, los cuales por si solos estando bien indicados, son técnicas muy valiosas en el rejuvenecimiento.

Cuando se habla de la piel no debemos descuidar otras zonas. Aunque la medicina estética esta mas asociada al rostro, también es aplicable a cuello, escote, manos y otras zonas del cuerpo. Como tratamientos corporales la mesoterapia, needling, hidroxiapatita, hilos, ...son tan efectivos aplicados en otras zonas corporales como en la cara. Pero, como siempre, la combinación de técnicas compatibles (cavitación, lipolaser, radiofrecuencia…), hace que los resultados a nivel corporal sean muy satisfactorios. Un buen consejo nutricional combinado con ejercicios acordes a cada paciente junto con el abandono de hábitos tóxicos y extremar la protección solar son los pilares de la medicina antiaging. La vida sana repercute en nuestro aspecto y la medicina estética potencia los resultados.

Esto es sólo un apunte de los beneficios de la medicina estética bien realizada. En relaciona a la elección sobre hablar sobre los tratamientos que se ha realizado o no depende de cada uno, si bien nadie debería sentirse avergonzado por haber recibido este tipo de tratamientos.